Últimos temas
» Septimio Severo
Sáb Mayo 18, 2013 6:56 pm por vpjaime

» Batalla de Adrianópolis
Jue Abr 05, 2012 6:06 pm por Scipio

» La Vivienda en el Mundo Romano
Mar Mayo 03, 2011 5:54 pm por Scipio

» Batalla del Bosque de Teutoburgo
Vie Feb 25, 2011 9:55 am por Scipio

» El Palatino
Jue Ene 20, 2011 12:52 pm por Scipio

» El Foro de Augusto
Jue Ene 20, 2011 11:52 am por Scipio

» Los Foros Imperiales
Miér Ene 19, 2011 12:25 pm por Scipio

» La Basilica de Majencio
Miér Ene 19, 2011 9:33 am por Scipio

» La Primera Guerra Punica
Mar Ene 11, 2011 8:39 am por Scipio


Batalla de Zela "VENI, VIDI, VICI"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Batalla de Zela "VENI, VIDI, VICI"

Mensaje  Cornelio el Miér Dic 22, 2010 10:58 am

La batalla de Zela, librada en Capadocia el 2 de agosto de 47 a. C., enfrentó a Julio César y al rey del Bósforo Farnaces.




El rey Farnaces del Bósforo era uno de los hijos de Mitrídates del Ponto, pero se las había arreglado para cambiar de bando y aliarse con Roma con tiempo suficiente para no compartir la derrota de su padre. En su reorganización de Oriente, Pompeyo le había hecho rey de sólo una pequeña parte de los dominios de su padre. Farnaces vio en la guerra civil romana una gran oportunidad para reclamar los territorios perdidos y, en una rápida ofensiva, invadió Capadocia, Armenia, Ponto Oriental y Cólquida Menor. Fue particularmente cruel en su victoria, ordenando la castración de todos los romanos que apresaran. Es probable que la mayoría de estos prisioneros fueran civiles, ya que toda la región había sido desprovista de sus tropas por los pompeyanos, y encontró escasa oposición hasta que el legado de César, Cneo Domicio Calvino, lanzó un ataque contra él en diciembre de año 48 a.C. Su ejército era una heterogénea colección de legiones romanas y extranjeras, la mayoría de las cuales habían sido reclutadas originalmente por los pompeyanos y carecían de experiencia. Algunos sabían combatir, pero dos legiones que un rey gálata había formado con sus súbditos y que habían sido organizadas y equipadas a la manera romana huyeron al poco de comenzada la lucha. Su línea se quebró por el centro, y el ejército de Calvino sufrió una veloz y aplastante derrota.


Rey Farnaces I

César abandonó Egipto hacia Capadocia para enfrentarse a Farnaces: su prestigio habría sufrido un grave menoscabo si hubiera permitido que un enemigo extranjero se librara de castigo. Llevaba consigo a la sexta legión, veterana, aunque muy diezmada desde Egipto. A esta fuerza añadió una legión de gálatas y otras dos que habían compartido también la derrota de Calvino. Farnaces mandó varios mensajeros a César para intentar firmar una paz que le permitiera mantener sus conquistas y para recordarle que había rehusado enviar tropas de auxilio a Pompeyo. Le obsequiaron con una corona de oro como emblema de su victoria. César no ofreció ninguna concesión, sino que le recordó a los embajadores las mutilaciones y la tortura infligidas a los romanos capturados. Exigió que Farnaces se retirara de inmediato del Ponto, devolviera el botín arrebatado a los romanos y liberara a los prisioneros. El ejército romano continuaba avanzando y se encontró con las fuerzas enemigas cerca de la cima de la colina, donde se erguía el pueblo amurallado de Zela. Esperando que antes de la batalla tuviera lugar el habitual periodo de preparación, Farnaces cogió desprevenido a César al lanzar un ataque total cuando los romanos estaban atrincherando su campamento en terreno elevado. Ese tipo de asalto era considerado irracional en la ciencia militar de la época, pero el primer impacto de la sorpresa provoco cierta confusión. Sin embargo, César y sus hombres se recuperaron con rapidez, organizaron una línea de batalla e hicieron retroceder al enemigo hasta la falda de la colina. Los veteranos de la sexta abrieron brecha por la derecha y pronto la totalidad del ejército enemigo se disolvió y se dio a la fuga. Farnaces escapó, pero fue asesinado por un rival cuando retornó a su reino. Toda la campaña se decidió en unas pocas semanas y César, mediante un acuerdo, impuso una serie de condiciones para la región. En una carta que escribió a uno de sus agentes en Roma, resumió la celeridad con la que obtuvo el éxito en una lacónica coletilla que más tarde se estampará en los estandartes transportados en su triunfó: “VENI, VIDI, VICI”, “Llegué, vi y vencí”. En aquella ocasión también se mofaba de Pompeyo, comentando lo afortunados que eran los generales que lograban la fama luchando contra enemigos tan frágiles.

Cornelio
CIUDADANO
CIUDADANO

Mensajes : 1
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.