Historia de la Legion Romana

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia de la Legion Romana

Mensaje  Scipio el Miér Ene 05, 2011 11:55 am

Edad Regia, ordenamiento "oplítico"

La Legión (un término que se deriva de legere para elegir), según la leyenda nació como una unidad táctica ideada por Rómulo. En una primera etapa, el ejército se componía de sólo los patricios, los únicos que eran capaces de adquirir el equipamiento militar, con el apoyo de una parte de sus Clientes. Bajo el gobierno del rey Servio Tulio se permitía incorporarse a la legión a todos aquellos que podían pagar el equipo, dando lugar al reclutamiento por censo. Todos aquellos que fueron excluidos del censo porque eran pobres o por otras razones, podían participar como ""tecnici" (herreros, carpinteros o asistentes velites ....).
La forma arcaica de la lucha de la legión, fue similar en algunos aspectos a la de la falange griega: los legionarios se mantenían cerca unidos hombro con hombro, inclinado sus lanzas, y de manera compacta avanzaban hacia el enemigo. La única subdivisión eran las centurias que se hacía con un fin organizativo y político más que militar. Este despliegue permitía lanzar un solo ataque, y ser muy vulnerables en los flancos, ya que la caballería era reducida debido a la indumentaria costosa.
La legión "hoplítica" era suficiente para defender la ciudad durante todo el período arcaico, en los albores de la República se produjeron importantes cambios que permitieron que el ejército romano para prevaleciese sobre todos los demás.



República: ordenación manipular

Desde el nacimiento de la República (509 aC), la Legión inició un proceso de profunda renovación tradicionalmente atribuido a la legendaria figura de Furio Camillo. Primero, abandonó la formación hoplita y adoptó la “manipulística” que veía a la Legión no como un solo bloque, sino dividido en varias unidades , llamadas manípulos, cada una de ellas tenía una cierta autonomía y podían ser utilizadas fácilmente en caso de necesidad, sin causar daño al resto de unidades.


Francesco Salviati, Triunfo de Furio Camilo, Fresco en el Salone dei Cinquecento,
Palazzo Vecchio, Florencia, Italia.


Otra innovación fue la distinción de tres tipos de legionarios armados de manera diferente según el censo: la primera fila compuesta de 1200 hastates armados con una espada y una lanza, que sería sustituida por 2 pila, la segunda línea compuesta por 1200 fueron principes y la tercera línea compuesta por 800 triares armados con largas lanzas. La legión se componía de 3000 hombres regularmente divididos en centurias, que eran grupos de 60 hombres (en el período arcaico fueron 100, de ahí el nombre) al mando de un centurión que se situaba a la derecha, por lo general la centuria incluía, además de un cornicifer, es decir, un hombre designado para llevar la tuba y hacer señales en la batalla y un optio, ayudante del centurión y segundo al mando. Los centurias se unieron en parejas para formar los manípulos, donde sólo uno de los dos centuriones tenía el mando supremo de la unidad, y era seguido por un signifer o portaestandarte del manípulo.


Legionarios republicanos

Durante las Guerras Púnicas, los generales romanos aprendieron la importancia de la caballería no sólo para apoyar las operaciones y acompañar al ejército, sino también y sobre todo para proteger a los flancos de la legión, se empleaban unos 200 efectivos.
En la República el reclutamiento se realizaba por el censo, obligando a todos los ciudadanos capaces de llevar amas.
Roma tenía 4 legiones, pero podrían formarse más en caso de necesidad, cada Cónsul comandaba dos de ellas. También durante la República se estableció el cargo de Tribuni Militium: por lo general había seis hombres (uno de rango senatorial) que tenía el mando de parte del ejército y de la caballería.

Terminadas las Guerras Púnicas el ejército romano entró en crisis ya que sus obligaciones militares habían obligado a los agricultores a abandonar el campo y a su regreso de la guerra los suelos se encontraban agotados. Al no tener dinero para reconstruir sus haciendas la mayoría decidía venderlas. En 107 a.C. Cayo Mario fue elegido cónsul y como solución a esto decidió el reclutamiento voluntario. De esta manera los soldados recibían armas y armadura que iban pagando con su sueldo y cuando se retiraban recibían tierras públicas


Cayo Mario

La división de la infantería en secciones especializadas, hastati, príncipes y triarii, desaparecerá con la reforma de Cayo Mario, a finales del siglo II a. C. A partir de la reforma, la infantería legionaria constituye un cuerpo homogéneo de infantería pesada, sin distinciones por razón del armamento o la veteranía de los soldados, aunque pervivió de algún modo en la nomenclatura de los empleos de la oficialidad con fines de escalafón. Del mismo modo, se eliminó de la legión el contingente de vélites, que ya estaba totalmente en desuso: la infantería ligera de las legiones primitivas era muy poco efectiva, como se demostró una y otra vez durante las Guerras Púnicas, y fue sustituida por cuerpos especializados de "auxiliares", que en la época imperial procedían de reclutamientos entre los indígenas de las diversas provincias, agrupándose según su origen étnico y conservando su indumentaria y estilo peculiar de combate. A los legionarios se les viste con una túnica roja y con un puñal “pugio” como arma auxiliar.
También se crea el “paquete de batalla” que permitía a los legionarios llevar todo lo necesario (pala, pico, bolsa para el trigo, cantimplora, el plato para las raciones y piezas de repuesto). Todo esto además de la espada y las pila. Esto les valió a los legionarios el apodo de “las mulas de Mario”, por la cantidad de bienes transportados.


Legionarios de la época de Cayo Mario


Las Mulas de Mario

A nivel táctico y de organización, el número de soldados por centuria aumentó hasta 80, se creó la tienda de campaña tipo "canadiense", que fue adquirida por los militares para facilitar el transporte y la instalación, con capacidad para 8 hombres, “contuberna” que luego se convirtió en la base de toda la estructura de la Legión. Como resultado, cada manípulo consistía en 160 hombres. Otra novedad no menos importante fue la introducción de cohors o cohortes, el conjunto formado por tres manípulos, capaz de realizar un amplio espectro de actividades, así como individualmente para hacer frente a pequeños choques. La cohorte constaba de 480 hombres, aunque varió significativamente durante la época imperial, y estuvo representada por el cohortis signum o enseña de la cohorte. La cohorte podría ser comandada por un tribuno militar.



Disposición de un manípulo
con la reforma de Cayo Mario.


Edad Imperial: La Legión "perfecta"
El emperador Octavio (siglo I dC.) en su reforma del estado, reduce drásticamente el número de legiones de 60 a 25, también de forma permanente, duplica el número de hombres de la primera cohorte hasta llegar a 1000 y a esto se llama “cohors milenaria” : consistía de sólo cinco centurias con el doble de efectivos.
La caballería fue reorganizada, y se dividió en 10 escuadrones (turmae) consistentes en aproximadamente 15 jinetes cada uno. Cada legión podía tener un mínimo de 150 jinetes y hasta un máximo de alrededor de 300. Cada turmae estaba comandada por tres decuriones, y de éstos, el más veterano asumía el mando.

El general de la legión recibió el nombre de Legatus Legionis (legado) y estaba sujeto a un general del ejército llamado Comes Legionis.
Tambien se crearon unidades que se utilizaban como herramientas flexibles que reunir tropas y para controlar las numerosas situaciones de emergencia a las que se vio sometido el Imperio, los vexillationes.
En el siglo I d. C. la típica “lorica anellata” sobre la cota de malla fue reemplazada por la “lorica segmentata” consistente en placas más delgadas colocadas unas sobre las otras . Esta armadura era muy resistente a las estocadas y flechas, porque era capaz de absorber los golpes que se dispersaban en toda la armadura, también era bastante flexible facilitando la movilidad del soldado.



Con este esquema se comprenderá mejor mejor la disposición de la legión en el Alto Imperio.: la cohorte de 500 hombres es de color amarillo, la cohorte milenaria (960 hombres) es de color gris, el manípulo (160 hombres) es de color verde oscuro, la Centuria (1 / 2 manípulo) es de color naranja y la turmae es de color verde claro, mientras que el ala de caballería (5 turmae) es de color azul.



Finales del Imperio: la división de las legiones.

La estructura del Ejército se mantiene casi sin cambios durante siglos, hasta que el emperador Diocleciano (285 hasta 301 d. C.) aplicó una nueva reforma en el sentido de que aumentó el número de legiones, y las legiones se dividieron en dos tipos. La primer tipo llamado limitanea (que estaba cerca de la frontera), tenía la tarea de vigilancia de las fronteras, mientras que al segundo se le llamó comitatus en la retaguarida, listo para detener cualquier horda que lograra cruzar las fronteras. El comitatus formaba la columna vertebral del ejército. Desde la segunda mitad del siglo III d. C. el ejército, debido a la gran cantidad de soldados barbaros en sus filas, y a la falta de disciplina de éstos se fue “barbarizando”. El típico uniforme romano es muy difícil de producir, en estos tiempos difíciles, y se sustituye por una cota de malla sobre la túnica, la gladio se sustituye a menudo por la espada, y, en lugar del pilum, la lanza con escudo redondo u oval.
De esta manera los generales romanos trataban de adaptarse a la lucha contra los bárbaros basada en incursiones rápidas, y los ataque desordenados de infantería. Se buscó la mejora en el combate individual.


Caballería romana, siglo IV-V d.C.



Lanciarii, Legio II Parthica, principios del siglo III d.C.
(Ilustración por Graham Sumner)

avatar
Scipio
PRINCEPS SENATUS

Mensajes : 149
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 18/10/2010

Ver perfil de usuario http://rubicon.superforo.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.